El blog de la Biblioteca del IES Rodrigo Caro de Coria del Río

lunes, 3 de marzo de 2014

Lectura de Machado: "Retrato", por Rafael Asián

Uno de los poemas más conocidos del poeta sevillano. Rafael Asián es el alumno que lo lee.  


Retrato
Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero. 
Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.
Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.
Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.
Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.
¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.
Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.
Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago. 
Cuando llegue el día del último vïaje, 
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, 
me encontraréis a bordo ligero de equipaje, 
casi desnudo, como los hijos de la mar
Share:

Lectura de Machado: "Recuerdo Infantil", por Alejandro Piña

Alejandro Piña lee un conocido poema de Soledades, galerías y otros poemas.


Recuerdo infantil

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

Share:

domingo, 2 de marzo de 2014

Lectura de Machado: "A un olmo seco", por Andrea Fornelino

Andrea Fornelino nos lee "A un olmo seco", publicado en Campos de Castilla. Machado lo escribió en 1912, cuando su esposa Leonor se encontraba ya muy enferma de tuberculosis.

A UN OLMO SECO
Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo.
algunas hojas nuevas le han salido.
¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
No será, cual los álamos cantores
que guardan el caminojy la ribera.
habitado de pardos ruiseñores.
Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas,
Antes que te derribe, olmo del Duero.
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campaña.
lanza de carro o yugo de carreta:
antes que rojo en el hogar, mañana.
ardas de alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino.
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.
Share:

Homenaje a Antonio Machado, en el 75 aniversario de su muerte.

El pasado 22 de febrero se cumplieron 75 años de la muerte -camino del destierro, en Collioure-  de Antonio Machado. Se ha homenajeado mucho en estos días, en ocasiones solemnemente, a la persona del poeta y todos los homenajes son pocos para uno de los intelectuales más admirados, víctima de un tiempo convulso en una tierra que no siempre le tuvo consideración. Y todos son seguramente merecidos, dado el significado de su figura histórica.
Pero hay homenajes sencillos que nosotros podemos dedicarle desde un Instituto de Secundaria, conmemorando la triste muerte del poeta pero, sobre todo, celebrando su poesía. Una buena forma de recordar a la persona y su obra es viendo el excelente documental Los mundos sutiles, dirigido por Eduardo Chapero-Jackson y emitido por RTVE en su serie "Imprescindibles".

Y la mejor de todas las maneras es leer su poesía -leer poesía en general-. Por eso tres de nuestros alumnos han vencido la timidez y se han arrojado a un homenaje íntimo, que os ofrecemos en tres entradas separadas de nuestro blog.
Share: