El blog de la Biblioteca del IES Rodrigo Caro de Coria del Río

jueves, 12 de enero de 2017

Y de leer, ¿qué?: Trafalgar de Benito Pérez Galdós

Hay en la proteica provincia de Cádiz un cabo, “el cabo de la cueva” para los árabes, donde destaca un faro y una torre vigía, entre restos arqueológicos de una factoría romana de salazones. Recibe el nombre de Trafalgar. En 1805 la escuadra franco-española fue derrotada por la inglesa al mando del almirante Nelson en una famosa batalla. Recibió el nombre de Trafalgar, porque tuvo lugar en las inmediaciones del cabo citado. En 1873 Benito Pérez Galdós compuso la primera novela de serie de los Episodios Nacionales. Narra la historia del joven gaditano Gabriel de Araceli, que a los 14 años se ve envuelto en la batalla de Trafalgar como criado de un viejo oficial de la Armada en la reserva. ¿Sabes cómo se titula? Claro que sí, como el cabo y como la batalla.
Los Episodios nacionales son una colección de cuarenta y seis novelas históricas escritas por Benito Pérez Galdós. Sus argumentos insertan vivencias de personajes ficticios en los acontecimientos históricos de la España del XIX. Los episodios siguen las andanzas aventureras y amorosas del muchacho Gabriel de Araceli a través de la España dominada en principio por Francia y luego en la guerra de la Independencia, desde la batalla de Trafalgar hasta la derrota de los ejércitos franceses en Arapiles, es decir entre 1805–1812. A lo largo de ese periodo, el niño Gabriel crece, evolucionando desde el pícaro astuto e ingenioso al individuo que descubrirá el concepto del honor en el cumplimiento del deber, la rectitud de conciencia, y, sobre todo, el gesto amoroso con sus congéneres, el resto de los humanos. En esta ocasión, la editorial Edelvives ha publicado este título dentro del formato de álbumes clásicos ilustrado por Jordi Vila Delclòs, en una adaptación libre de Elia Barceló: Gabi, un joven de nuestro tiempo, lee el cuaderno que escribió un antepasado suyo que participó en la famosa batalla cuando tenía su edad. Le fascina y le horroriza cómo se ven envueltos en la acción, cómo se enfrentan a cañonazos los espectaculares barcos de ambas escuadras, la heroica muerte de Nelson, de Churruca y de tantos otros marineros anónimos.

Ana Lama
Share:

Y de leer, ¿qué?: Cuentos macabros de Edgar Allan Poe



Sería una contradicción caracterizar de hermoso un libro que incluye en su título la palabra macabro, cuyo significado es: “Que participa de la fealdad de la muerte y de la repulsión que esta suele causar”. Pero es que esta edición de la editorial Edelvives lo es. Y es hermoso no solo por la cuidada presentación, sino porque las historias que Poe imaginó, vienen recreadas por las ilustraciones de Benjamín Lacombe. Y además porque rescata la excelente traducción que Julio Cortázar realizó, fascinado desde su infancia por la fuerza de sus ensoñaciones. Y por si fuera poco, incluye la biografía que Baudelaire, (otro fascinado) compuso bajo el impacto que le produjo la lectura de estos relatos.
Los relatos son inquietantes, tétricos, perturbadores, hipnotizadores. Están cocinados a base de los más escalofriantes ingredientes: los  ensimismamientos de Egaeus ante la enfermedad desconocida de su prima Berenice con quien pretende casarse, la aparición de un gato que empeora la situación de una familia, el asesino que se delata a sí mismo, la visita de un caballero a un amigo de la infancia presa de una enfermedad indefinible, la segunda vida de Morella, el sacrificio de una dama para que su retrato cobre vida…y un amplio surtido de desdichas y horrores sin fin.




Ahí va un anticipo, el inicio de uno de los cuentos que se ha convertido en un clásico, “El corazón delator”, para que podáis percibir el envolvente estilo de Poe:

"¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia."


Ana Lama
Share: